Concurso: Centro Cívico Regional 1.

Concurso Nacional de Anteproyectos para el Centro Cívico Regional 1.
Nodo Reconquista. Provincia de Santa Fe.



¿Cómo imaginar un edificio capaz de exhibir la ambición de establecer los derechos entre los habitantes, y a la vez, abrirse a la participación de ellos?
Esa pregunta es nuestro punto de partida, el leitmotiv de la propuesta. Esta gran viga de tamaño monumental se implanta en el centro de la escena de lo natural. Genera la perspectiva necesaria desde el entorno ciudad para transmitir de manera clara y contundente su mensaje, su simbolismo: hay una diferencia entre el sí y el no; existe un frágil balance entre libertad y supervisión; entre lo natural y lo regulado; ese límite sutil entre el comportamiento individual y la responsabilidad colectiva; la tensión sublime entre la naturaleza y el artificio



acceso y plaza civica CCR



implantación



Sándwich Programático
Las relaciones entre las distintas partes del programa están planteadas claramente desde un principio, por lo que decidimos manejarlas de la manera más racional y funcional posible: una secuencia de cajas programáticas unidas por un recorrido estratégico para el visitante que llega con fines muy definidos.


De esa manera se genera una circulación en forma de espina, que deviene en una calle interna, muy clara a los fines de las gestiones que ofrece el edificio.
La organización horizontal propuesta resulta, entonces, ideal a tales fines.
Plaza Cívica Nos da la bienvenida al edificio, evocando en su esencia ese carácter institucional que detectamos en la morfología urbana de la plaza cívica típica. 

A partir de este punto característico inicia el recorrido del edificio.


Tres Patios
Hay patios dentro del sándwich del programa.
Ubicamos estratégicamente vacíos que aportan aire y luz dentro de las áreas de trabajo. El área de Atención ciudadana cuenta con un patio de carácter seco que brinda luz natural, mientras que la de Coordinación regional cuenta con dos, ambos de carácter húmedo.





La Viga
El modelo de organización especial del programa y la expresión formal de nuestras voluntades del edificio hacia la ciudad nos llevan a decidirnos por un contundente contenedor a modo de viga, de 160 metros de largo por 27 metros de ancho, con cajas y patios colgados dentro de la misma.




La Ventana y las Lechugas
Hacia la ciudad, la viga se cierra para defenderse de los fuertes vientos del sur. A su vez, aporta el carácter que buscamos. El gran calado define una ventana a escala urbana que comunica a la ciudad el funcionamiento del edificio. Espectáculos, convenciones, discursos, actos: todo es posible gracias a este recorte que ubica a un expositor de ideas por sobre el gran camino que conduce al acceso del edificio y lo transforma en un escenario urbano.
Hacia el arroyo nuestra viga es más sutil. Se libera de la carga de comunicación urbana y se entrega a las visuales del arroyo del Rey. El muro ecológico con plantas de estación (Las Lechugas) cuenta con un carácter vivo y temporal y genera cambios de matiz acordes a la estación del año.
La imagen robusta, como una roca cuidadosamente tallada, ofrece ese simbolismo que buscamos, una forma de confianza y solidez en oposición y balance con la naturaleza circundante.




El paisaje
La intervención del paisaje está pensada como juegos de naturaleza en su estado más puro, más salvaje, en oposición y equilibrio con la regla, con la gran viga, nuestro edificio.
Una serie de sumideros hilvanados por un camino orgánico plantean usos que, probablemente debido a las inundaciones del lugar y de a momentos, queden bajo el agua.
Y, al final del recorrido, dos puntos sobre el arroyo nos permiten volver.
Volver con la mirada hacia atrás y sentir esa contención que nos ofrece la obra sobre el paisaje.






Situciones Nocturnas



video


Autores: bando
Colaboradores: Facundo Cureses, Lucila Berner, Juan Ignacio Rossi